A su lado, desde 1951 - Tel +34 932 387 200 / 932 387 202

Pisos turísticos: un nuevo y problemático fenómeno

El turismo está cambiando de manera sustancial en muchas ciudades, generando nuevas situaciones y problemas inexistentes en el pasado como la aparición y aumento constante de viviendas de alquiler de uso turístico en comunidades de propietarios.

Barcelona se ha convertido en un referente turístico a nivel mundial gracias a sus atractivos culturales, su arquitectura y el ocio que ofrece además de ser una atracción internacional para la actividad empresarial que presenta. De hecho, si tomamos como referencia los datos antes de la Pandemia, en 2019 la Ciudad Condal recibió casi 12 millones de turistas, de los cuales 3.480.060 pernoctaron en pisos turísticos.

Actualmente en Barcelona hay 9.657 viviendas de uso turístico legales, que reciben turistas a diario y cada año se registran en los servicios de atención a la ciudadanía cerca de 2.000 incidentes relacionados con ellos.

Los principales motivos de denuncia tienen que ver con el ruido (maletas, mobiliario, música, fiestas…), mal uso de las zonas comunes, suciedad e inseguridad. Incidentes derivados del consumo del alcohol y las drogas también son causas de conflictos en comunidades de vecinos que ven interrumpido su descanso sin poder hacer nada ya que en muchos casos la falta de respuesta del gestor del piso, hace imposible la convivencia con los turistas.

Dada la creciente problemática, el Ajuntament de Barcelona puso en marcha el servicio municipal de convivencia y turismo, el cual tiene como objetivo mediar en los conflictos entre los vecinos y los pisos turísticos con el fin de mejorar la convivencia, aunque señalan que los vecinos denuncian los conflictos en un 68% de los casos a la Guardia Urbana y el resto lo hace a través del mail o del teléfono de barcelona.cat. También existe la opción de presentar una denuncia ante la administración correspondiente que llevará a cabo las gestiones pertinentes.

En Catalunya es posible concertar un acuerdo de modificación de los Estatutos Comunitarios prohibiendo las viviendas de alquiler de uso turístico, pero se requiere de la aprobación en junta de las ⅘ partes de los miembros de la comunidad con derecho a voto que representen las ⅘ partes del total del coeficiente de la comunidad, según resulta en lo dispuesto en el art. 553-25, 2 en relación con el art. 553-11 del CCCat. En los casos que ya exista licencia para uso turístico en algún piso esta modificación no será retroactiva.

En CALVET animamos a mantener un diálogo conciliador y buscar una solución que sea satisfactoria para todas las partes.

Comparar

Comparar